Hostal Casa Villa Colonial Frank y Arelys

Se sentirá como si estuvieras en casa / You'll feel home

Decoración Interior

Comodidad por excelencias son nuestras consignas, todo lo necesario para que usted se sienta en un ambiente familiar y natural.

Las Terrazas

Terraza techada en el segundo piso y terraza amplia en el tercer piso rodeada con más de 80 variedades de plantas con una hermosa vista de la ciudad.

Arquitectura

Podrá sentarse en una sala de descanso colonial que combina estilos del siglo XIX y XX.

El Patio

Si lo que quiere es llegar a un ambiente en donde lo natural lo acoge solo tiene que salir a nuestro patio, frescura y sonido ambiental es lo que disfrutará.

Recomendación

Tripadvisor

Ranking de nuestra casa

Google Maps

Ubicación de nuestra casa

Facebook

 

016347
HoyHoy22
AyerAyer21
Esta SemanaEsta Semana74
Este MesEste Mes322
TotalTotal16347

Si al acceder a las banderas para el cambio de idioma este no se activa por favor repetir la acción nuevamente. Disculpe las molestias.

Inicio

Las Parrandas Remedinas

Los orígenes de las Parrandas remedianas se remontan a 1820 cuando el sacerdote asturiano Francisco Vigil de Quiñones Francisquillo (por su corta edad) se le ocurre la idea de dar a los muchachos del Barrio de Camaco, el más populoso de la villa, instrumentos ruidosos: matracas, pitos, rejas, latas llenas de piedras, para que sonaran sin cesar haciendo ruido por las calles, logrando así despertar a los vecinos para que asistieran a las Misas de Aguinaldo que se celebraban en las madrugadas del 16 al 24 de diciembre.
Este motivo religioso inicial fue rebasado por la incorporación del pueblo agrupado en  barrios, San Salvador (Gallo) y El Carmen (Gavilán),comenzaron a competir para ver quien haría más bulla, siendo ésta la característica     
Se compite con fuegos artificiales, faroles, trabajos de Plaza y carrozas, durante toda la noche del día 24 al 25 de diciembre de cada año.

La parranda, considerada oficialmente como Fiesta Tradicional Nacional, es hoy una identidad cultural pero su rasgo más distintivo es su herencia o legado que se transmite hace más de cien años de generación en generación para mostrar cada año la alegría de vivir del cubano.